Conozca la historia

MARVIN PEREZ

El programa de Guardavidas Voluntarios responde a la demanda de seguridad en la zona costera y se implementa por primera vez en playa Jacó, esto debido a la falta de guardavidas profesionales, carencia que se veía claramente reflejada en la temporada alta donde más de 6 mil personas disfrutan del mar en la zona, pero que también ponen en riesgo su vida  por el desconocimiento he inexistente lectura preventiva del mar, situación que llevó a los únicos 3 guardavidas municipales muchas veces a salir literalmente de un rescate, corriendo hacia otro, ya que no tenían  medios de transporte necesarios, siendo esto de gran riesgo tanto para los turistas, como para salud física y mental de los guardavidas.

 

Los guardavidas municipales en playa Jacó son prácticamente trabajadores  de 24 horas al día los 7 días de la semana, puesto que no hay mas personal capacitado a nivel de policía municipal o fuerza publica para rescatar personas en el agua y ellos mismos, los policías, son los que dan el aviso de emergencia al jefe de guardavidas a altas horas de la noche cuando por imprudencia alguna persona su vida en riesgo.

 

En el 2010, lo que hoy se conoce como el Departamento de Guardavidas de la Municipalidad de Garabito, era simplemente una extensión del Departamento de Policía Municipal, donde el único miembro era Marvin Pérez, pero no contaba con equipo de trabajo básico de rescate, ni medios de transporte, tampoco personal, ni con presupuesto propio fuera del de policía municipal, esta ultima situación presente hasta el día de hoy,  ni siquiera contaba con un lugar para estar vigilante y toda la responsabilidad de una playa de  4.3 Km, con todos sus visitantes caía sobre sus hombros.

Para ese momento Marvin Pérez empezó a estructurar lo que iba a ser el departamento, pidió la colaboración a los primeros voluntarios de un programa que todavía no existía, Maureen Durán lo asistió con un control estadístico, elaboración de documentos, presentación de reportes anuales y  un archivo fotográfico desde los inicios del programa hasta el día de hoy, también se elaboró  con el valiosísimo aporte del  Lic. Pablo Guier Acosta, el primer reglamento de guardavidas en Costa Rica. Entre las tareas que tenia que ejercer el jefe de guardavidas para ese momento destacan, el  preparar informes, dar información al turista, prevenir emergencias, rescatar personas, suministrar primeros auxilios y también colaborar con la policía, esto con el fin de que la playa se mantuviera segura para todos. Muchas de estas labores respaldadas y dirigidas por la ayuda incondicional de su esposa Indira Méndez. Pero aun haciendo una labor abismal, Marvin Pérez sufría de robos del poco equipo que tenía debido a no tener un lugar seguro donde mantenerlo, ni quien le cubriera la espalda mientras salvaba personas,  en una ocasión en Semana Santa del 2011, Marvin Pérez es victima de una agresión que lo llevó al hospital debido a  un golpe ocasionado por un joven quien lo impacta con una piedra en su cabeza, después de impedir que agredieran a un guarda de seguridad de un hotel, situación que lo deja incapacitado y con secuelas en su visión por un periodo de tiempo. 

Fueron muchas las dificultades que con perseverancia, astucia, entrega, humildad, coraje y un sin fin de valores,  han sacado adelante un proyecto que nos beneficia a todos.

“Los guardavidas municipales en playa Jacó son prácticamente trabajadores  de 24 horas al día los 7 días de la semana.”

Luego de un viaje de capacitación a Australia  en el 2011, Marvin Pérez, es acreditado con el reconocimiento de Medallón de Bronce, por Surf Life Saving, siendo el primer latinoamericano en cumplir con el curso impartido por tan prestigiosa organización y que lo convierte en el guardavidas mejor capacitado en el país, en el tema de salvataje en aguas abiertas hasta el día de hoy. Con nuevas fuerzas a su regreso e innovando el lenguaje en materia de salvamento, da inicio a la educación del visitante de manera mas personalizada, por medio de educación  preventiva, acompañada de señalización que  indican cuáles son las zonas seguras para las diferentes actividades recreativas, cambiando por completo rotulación donde se atemorizaba al visitante sin ningún tipo de solución a un problema que se estaba agravando, también se empezaron a unir de manera estratégica los cursos de salvataje en aguas abiertas para jóvenes y adultos que Marvin ha impartido durante 9 años con los cursos de guardavidas junior, esto ha ayudado a unir a la comunidad y a enseñar con el ejemplo a la futura generación.

En poco tiempo la imagen de playa Jacó, muchas veces distorsionada por los medio de comunicación y conocida como: “la playa de la muerte” debido a su inseguridad fue de nuevo foco, pero esta vez, de entrevistas para los canales de televisión más populares del país, destacando la buena labor de los guardavidas, a esto se le une la actividad en redes sociales y por primera vez se da a conocer la efectividad y la necesidad imperativa de crear el primer Departamento de Guardavidas, en Costa Rica administrado por la Municipalidad de Garabito.

En ese momento las fuerzas se concentraron en capacitar a las personas locales, surfeadores, instructores de surf; se da capacitación en hoteles, se empieza a reflejar el interés en el tema de Salvataje cuando la municipalidad lo incorpora  en reuniones donde son convocados el comercio, empresa privada, entidades gubernamentales como el ICT, UNA y todas las personas que se ven beneficiados directamente de la atracción número uno en Garabito, sú playa. Empieza la educación a niños en las escuelas de Jacó.

 

Fue en noviembre del 2012 que la comunidad de Jacó marcha por la avenida Pastor Díaz hasta el Palacio Municipal para pedir que los Guardavidas fuera desligado de los Policías Municipales, creando así el Departamento de Guardavidas Municipal y de este modo mejorar las condiciones de los únicos tres guardavidas que habían en ese momento, la comunidad determinó que los guardavidas necesitaban una torre de vigilancia que los protegiera del fuerte sol  y la inclemente estación lluviosa, donde estadísticamente queda comprobado que es la época donde ocurrían más muertes por inmersión debido a la carente seguridad que había, ya que se daba por un hecho que el turismo era muy poco comparado con el de temporada alta, pero la época lluviosa es cuando hay mayores riesgos en el mar debido a los fuertes oleajes que llegan a la costa, inundaciones que incrementan los causes de los ríos y estos a su vez crean las mas peligrosas, corrientes de reseca. Los guardavidas, necesitaban una torre donde guardar sus pertenencias para que no fueran robadas, necesitan un trato mas justo y el pueblo  fue consciente de esto, pero también se dio cuenta de que esta necesidad, es su propia necesidad, la seguridad de sus familias y la seguridad de los visitantes que atraídos por el mar, hacen dinámica la economía de la zona.

El primer grupo de 20 voluntarios del programa se da el 20 de Setiembre del 2013, en el parque Johannes Dankers de Jacó, seguido por una segunda reunión el 7 de octubre del mismo año integrando a 12 voluntarios mas. Oficialmente nace el Programa de Guardavidas Voluntarios de la Municipalidad de Garabito de la mano de la comunidad, empresa privada, comercio, entes policiales, alcaldía, voluntarios nacionales e internacionales, todos con aportes dependiendo de sus capacidades pero todos de gran valor.

Comparta la historia

GUARDAVIDAS MUNICIPALES